Trenes de Montaña

MUCHOS DE LOS PRIMEROS FERROCARRILES DE MONTAÑA, COMO por ejemplo los de Suiza, fueron construidos para que los turistas pudieran disfrutar de las majestuosas vistas desde las cimas. Otros ferrocarriles, como por ejemplo los que cruzaban los Andes en América del Sur, lograban establecer importantísimos lazos sociales y comerciales. Cualquiera haya sido su función, todos los ferrocarriles de montaña debían resolver la exigencia de equiparlos correctamente para lograr suficiente adherencia en el ascenso de abruptas laderas. Las mejores soluciones incluían: reducir la pendiente que el tren debía trepar o usar sistemas de cremalleras para incrementar la adherencia entre la locomotora y los rieles.

Debajo del Volcán

El único tren capaz de escalar un volcán El Vesubio en Italia  fue construido en 1880 por la empresa de viajes Thomas Cook & Sons. Este funicular propulsado a electricidad debia enfrentar pendientes con gradientes de 1 en 2

Aun Sube a todo vapor

Esta máquina a cremallera 0-6-2, construida en 1936 por los talleres Swiss Locomotive (SLM) en Winterhur, aún opera en el Brienz-Rothorn Bahn (B-RB), que se inauguró en 1892. El B-RB, que es ahora el único ferrocarril de montaña que opera a vapor en Suiza, emplea el sistema de cremallera, ideado por Roman Abt.

Escalando el Himalaya

La máquina N' 348, que aquí está fotografiada, es vista en su aproximación a la curva Ghoom del ferrocarril Darjecling, que serpentea y zigzaguea cuesta arriba, en los montes del Himalaya, India. La  N° 348, que fue construida en 1888 por el escocés Sharp Stewart, es una de las 5 maquinas con tanque cóncavo 0-4-0 usadas en el ferrocarril de montaña mas famoso de India

Articulado Trasandino

Esta máquina ténder Kitson Meyer 0-6-0+0-6-0, construida en Gran Brerafia, fue usada en el Ferrocarril Trasandino en
América del Sur, para transportar minerales por las alturas andinas. La máquina, que fue constriuda en 1903 por Ker Stuart en Stoke-on-Trent, fue predecesora de las muy exitosas locomotoras articuladas

Un ascenso espectacular

Los trenes que hacen el recorrido de ida y vuelta en el ferrocarril Niesen en Bernese Oberland, Suiza, son acarreados por cable mientras ascienden y descienden por un gradiente promedio de 1 en 1,5. Durante el viaje de 35 minutos de duración hasta alcanzar la cima, los trenes van desde el lago Thun hasta los 1.669 metros por la montaña Niesen.

Apoco de hacer la vertical

Un vagón eléctrico asciende la línea del monte Pilatus en los Alpes suizos, el tramo a cremallera más empinado del mundo. Se inauguró el 4 de junio de 1889 y usó tracción a vapor, hasta que fue electrificado en 1937. Este sistema a cremallera tiene dientes horizontales a cada lado de las vías para reducir el riesgo de deslizamiento y descarrilamiento.

Fuente: Unlimited Train